Pacientes satisfechos · Testimonios

Desde que me quedé embarazada tenía muy claro que tenía que cuidarme, tanto por mí bien como por el de mí bebé. Este cuidado no debe finalizar al acabar el embarazo, sino que se prolonga durante un tiempo y por eso me apunté a un curso de postparto para que la recuperación de mi cuerpo fuera completa y estuviera guiada por profesionales.

La realización de los ejercicios para la recuperación del suelo pélvico ha sido muy importante para mí ya que he visto que mí cuerpo volvía a ser el que era antes del embarazo y que, además, con ellos prevengo problemas de salud futuros, lo que hace que me sienta doblemente satisfecha. En cuanto a Rebeca, mi matrona personal, no puedo tener más que palabras de agradecimiento para ella. Cuando una mujer acaba de parir está especialmente sensible y susceptible y gracias a ella estos primeros días han sido más fáciles de llevar.

Rosana

Madrid

Una de las cosas que más me preocupaba durante el embarazo, y supongo que como a la muchas de las futuras mamas, era el momento del parto y la repercusión que pudiera tener en el suelo pélvico.

Durante todo el embarazo realice ejercicios para fortalecer el suelo pélvico y masajes perineales. Mis miedos desaparecieron gracias a la tranquilidad que me transmitió mi matrona durante el parto. Tener una matrona a mi lado con tanta profesionalidad y especializada en suelo pélvico era lo que necesitaba en esos momentos. El parto fue muy bien!!!Y a día de hoy estamos disfrutando de un niño precioso. Después de tener a mi hijo realice el programa de recuperación del suelo pélvico postparto, y estoy encantada con los resultados.

Blanca

Valladolid

Vivimos el embarazo con la misma intensidad y alegría que los embarazos anteriores, aunque siempre había una sombra, ya que con anterioridad nació la hermana de Mario, Gisela que ahora tiene 6 años. Ya entonces tuvimos que correr ya que ingresamos un día y al día siguiente nos indujeron el parto.

Con Mario desde el mes de agosto sabíamos que volvíamos a tener un embarazo de alto riesgo y que probablemente no llegáramos hasta las 40 semanas de embarazo… y así fue. Programaron una inducción al parto porque yo tenía colestasis gestacional y eso provoca sufrimiento fetal. Llegamos a la maternidad con mucho miedo e incertidumbre. Con anterioridad a Gisela habíamos perdido otro bebe en la semana 37 de gestación.

Cuando nos presentaron a Rebeca tuvimos al momento una conexión especial. No hizo falta que indujera el parto porque ya había dilatado un poquito, en todo momento estuvo con nosotros, nos ofreció su apoyo, su experiencia, su alegría, su risa… Teníamos mucho miedo, y no tuvimos que decirle nada. En ningún momento me desconecto del monitor de las correas para que pudiéramos oír en todo momento el latido, con la tranquilidad que eso conlleva. Al final todo fue bien y pudimos abrazar a Mario.

Siempre estaremos agradecidos a Rebeca, por su humanidad, su sencillez, su calidad, y su trato en unos momentos tan complicados para nosotros.

Gemma

Barcelona

Me queda muy poquito para ver la carita de mi bebé… durante todos estos meses me he estado preparando para su llegada. Para mí una de las cosas que era fundamental prestarle especial atención era el suelo pélvico.

Había leído muchas cosas sobre el suelo pélvico después del embarazo y parto, la incontinencia, prolapsos…. Me quede un poco preocupada. Por eso me puse en contacto con Rebeca para realizar el programa de preparación del suelo pélvico para el parto. Cercanía, amabilidad y profesionalidad son las palabras que definen lo que me ha transmitido Rebeca durante este tiempo.

Mª Rosario

Ávila

Me llamo Máximo López Huerta, en el mes de febrero de 2014 fui ingresado en el Hospital Nuestra Sra. de Sonsoles, de Ávila, para someterme a una operación de cáncer de próstata y una de las secuelas que me quedó fue la incontinencia urinaria.

Me puse en contacto con la matrona Rebeca y me recomendó los ejercicios del método KEGEL, para fortalecer los esfínteres; gracias a ellos fui poco a poco superando esa incontinencia, controlándola a los dos meses en su mayor parte. Actualmente la tengo controlada en su totalidad.

Máximo

Zaragoza

En una revisión ginecológica rutinaria, mi médico me dijo que el estado de mi suelo pélvico no era bueno, la menopausia y los partos de mis hijos habían influido en ello, y que debía de hacer una serie de ejercicios para mejorarlo; por eso contacté con Rebeca, para conseguir recuperar el suelo pélvico al máximo posible. Después de unos meses, los ejercicios se han convertido en una rutina más dentro de las actividades de mi vida diaria y yo me encuentro mejor.

Dolores

Guadalajara

Cuando nos planteamos que era el momento para tener hijos sabíamos que era importante hacer las cosas bien desde el principio. Consideramos importante que un profesional te asesore sobre hábitos dietéticos, vitaminas, vacunas, analítica… por eso acudimos a la consulta preconcepcional de la Unidad de Suelo Pélvico.

Después de un tiempo estamos muy contentos por que esperamos a nuestro primer hij@. Seguimos acudiendo a la consulta de seguimiento del embarazo para solucionar dudas, realizar las revisiones y preparar el suelo pélvico para el parto.

Laura

Zaragoza

Afortunadamente tuve un buen embarazo, y sin complicaciones durante el parto. Los problemas vinieron después, durante el postparto. La lactancia materna fue uno de los grandes problemas. Gracias a la paciencia de mi matrona Rebeca Vázquez pude conseguir dar el pecho a mi hijo durante varios meses. Quiero agradecer a Rebeca su gran profesionalidad, la dedicación y el esfuerzo que realiza cada día para conseguir hacernos un poquito más fácil a las mujeres el postparto y los problemas que nos surgen en las diferentes etapas de nuestra vida.

Mª Jesús

Murcia